¿Adicto al riesgo? Prueba con IBM o GE

International Business Machines (IBM) fundada en 1911 y General Electric (GE) fundada en 1892, son dos gigantes de la industria de más de un centenar de años que hoy no viven sus mejores días, luego de haber sido durante mucho tiempo punteros en sus áreas, ahora se encuentran en un proceso de recuperación, misma que no será fácil. Cada empresa se enfrentará a retos específicos que no se resolverán en el mediano plazo.

El reto de IBM.

Han pasado cinco años desde que las acciones de este gigante comenzaron a quedarse estancadas, la tecnología avanza demasiado rápido así como los gustos de los consumidores que evolucionan rápidamente, han provocado que productos tradicionales tanto de software como de hardware producidos por IBM queden obsoletos y ni hablar de sus intentos por ponerse al día, que solamente han sido un rotundo fracaso.

Durante los últimos cinco años, las acciones de IBM han descendido en un 30% lo que trajo como consecuencia que el principal inversor en acciones del planeta, Warren Buffett se deshiciera de casi toda la participación que tenía en ella; por medio de su empresa Berkshire Hathaway había invertido en más de 10,000 millones de dólares en IBM en 2011 cuando apostaba por su recuperación.

El plan del director general de IBM, Ginni Rometty, está centrándose en las últimas tecnologías, como una medida que busca reducir el descenso de ventas, la inteligencia artificial así como computación en la nube, son parte de la nueva estrategia que vislumbra los llevará a renacer, aunque por ahora estas inversiones no se han traducido en beneficios.

GE a contracorriente.

General Electric fabricante de una enorme cantidad de productos, ahora se encuentra atacando en varios frentes, en una medida que busca restaurar su crecimiento así como guardar algo de efectivo una vez que se ha debilitado la demanda de sus productos principales. La crisis de capital es tan aguda que la dirección se vio obligada a bajar a la mitad el dividendo de la compañía durante el pasado noviembre, algo que no había ocurrido desde la Gran Depresión y a pesar de las marchas forzadas con las que buscan rescatar el barco, los inversores aún se mantienen escépticos.

Los análisis de expertos, siguen sin resultar positivos para las acciones de GE, haciendo que estas se desplomen. Tan sólo el año pasado, perdieron la mitad de su valor así como la pérdida de 120,000 millones de dólares en la capitalización de la empresa.

El riesgo más seguro es…

Con GE cabe la posibilidad de que se recorten aún más los dividendos mientras que IBM por su parte parece ya estar más encaminada hacia un destino más prometedor, pero sin alcanzar los niveles vistos anteriormente.