Debut de Uber en bolsa

Uber Technologies Inc. logró hacer un buen debut en su primer día en bolsa, lográndose apuntarse varias victorias en su primer día de operaciones al lograr elevar hasta los 8.100 millones de dólares en la mayor oferta pública de venta en lo que llevamos de este 2019. Los altos mandos de la compañía junto a los inversores de Silicon Valley y SoftBank, quien es su principal accionista, son sólo algunos de los que se encontraran ocupados mientras recogen los beneficios de sus inversiones.

Sin embargo la pregunta más importante que hay que hacerse ahora es ¿Vale la pena comprar acciones de Uber ahora, luego de su salida a bolsa? Y es que por mucho que seamos fanáticos de los viajes sin complicaciones que ofrece Uber así como la tecnología que hace que hacer uso de ellos sea tan fácil, la recomendación que recibimos de varios expertos, es la de abstenerse de comprar sus acciones, al menos no durante sus primeros seis meses cotizando en bolsa. Esta situación, no quiere decir que se le esté restando importancia alguna al potencial que representa el negocio de Uber así como a la magnitud del revuelo que ha venido a causar en el sector del transporte de pasajeros. De acuerdo a la presentación que llevó acabo la compañía ante la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos, Uber lleva en operaciones 10 años convirtiéndose así en la compañía de red de transporte del mundo, pero además se ha logrado hacer con más del 65% de la cuota de mercado en países como Estados Unidos, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, diversas naciones de Europa así como de América Latina. No obstante, pese a tan dominante posición en el mercado aún no queda claro cuándo es que conseguirá Uber hacer rentable tan enorme compañía. Puesto que además las cifras financieras que la compañía compartió con los inversores antes de que saliera a bolsa, indicaban que el crecimiento de su servicio principal de red de transporte ha venido a disminuir recientemente.

Crecimiento ralentizado y aumento de pérdidas

Luego de crecer cerca del 95% en el año 2017 respecto del año anterior, el crecimiento de los ingresos de este segmento ha venido a descender de forma considerable hasta alcanzar un 33% respecto del año pasado. Uber terminó perdiendo 3.040 millones de dólares sobre una base operativa en 2018, con un total de ingresos de 11.300 millones de dólares, en lo que ascendieron las pérdidas hasta un total de explotación en los últimos tres años a más de 10.000 millones de dólares.

Estos números no son para nada buenos, de ahí que el Director Ejecutivo de Uber, Dara Khosrowshahi, busca hacer que los inversores no se centren en ellas y en cambio, busca que se considere la fuerza evolutiva de la “plataforma” de la compañía, que de acuerdo a su criterio, un día terminaran por crear el mayor ecosistema de transporte moderno, que incluiría su servicio de red de transporte, su cada vez más grande negocio de comida a domicilio, conocido como Uber Eats, scooter eléctricas, entrega de paquetes, vehículos que se conducirán solos hasta llegar a autos voladores. En la carta que Khosrowshahi dirigió a los inversores dice ”Nuestro éxito continuado vendrá de una ejecución estelar y la fuerza de la plataforma que tan duro hemos trabajado para construir.” Aunque tales ambiciones lucen impresionantes y Uber podría terminar por recompensar a largo plazo a sus inversores. Como ejemplo, tenemos a Lyft Inc, rival de la compañía, que luego de haber salido a bolsa, disparándose su valor aquel 29 de marzo, actualmente ya ha perdido más del 25 de su valor.

Por eso aunque la OPV de Uber luce como una buena oportunidad para hacerse de un pedazo de una compañía que luce importante, comprar sus acciones después de su salida a bolsa, no es quizás la mejor idea.