El Yen recupera su lugar como refugio seguro

Para el día de hoy se da por descontado algo que ya todo el mundo sabe, hablamos de la Fed que se dispone a subir los tipos. Ante este acontecimiento lo más seguro es que los alcistas del dólar aprovechen para recoger beneficios. Pero además de esta situación, tenemos el discurso pronunciado el día de ayer por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, en la asamblea de las Naciones Unidas en donde ha dejado en claro que su intención es la de jugársela al todo o nada al respecto de su política comercial con China, convirtiendo esta situación en un futuro problema para los alcistas del billete verde.

¿Por qué decimos entonces que el yen recupera su lugar? Pues bien, cuando el presidente Trump inició con aquella controversia en marzo de este año, los titulares de los noticiarios fueron copados por esta guerra comercial entre potencia. Tal situación provocó que el dólar comenzara a reemplazar al yen japonés como la divisa a la que los traders recurren como refugio seguro en momentos o situaciones de crisis. No obstante, a pesar del fortalecimiento que pudimos apreciar con el dólar a corto plazo, después de ver la última subida y con un horizonte para este 2018 que vislumbra una posible cuarta subida, podríamos convertirnos en testigos y entonces ver al billete verde llegar a un tope, puesto que no parece existir más margen de crecimiento. Justamente por eso es podríamos ver que el yen reclamara nuevamente su lugar que le corresponde como refugio seguro provocando que el dólar regrese a la posición como divisa de riesgo y entonces nos encontraríamos frente a un círculo vicioso de inversores que se encontrarían buscando refugio seguro de acuerdo a los obstáculos del mercado; sin embargo visto el reciente fortalecimiento del yen todo parece indicar que los inversores ya se han movido a la búsqueda de un refugio seguro.

La gráfica indica que desde que el dólar tocara techo en 113,16 el 18 de julio, este ha comenzado a descender frente al yen, con lo que podríamos estar viendo una posible reversión de doble techo, el otro factor que refuerza este riesgo es que el rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años se encuentran en la misma senda potencial. Los datos han sido una llamada de atención clara, que sirve para confirmar lo que los inversores ya preveían con lo que se pone en marcha el escenario en el cual los traders recurren al yen en lugar de al dólar.