Estados Unidos está realizando un experimento

¿Un experimento? Se preguntará, pues bien, eso es precisamente lo que ahora vive Estados Unidos con el mandatario Donald Trump, haciendo un poco de memoria y apelando a la historia, Ronald Reagan (expresidente estadounidense) dijo a inicios de los años 80 ”El gobierno no es la solución, el gobierno es el problema”, de esta forma fue como comenzó una desregularización jamás antes vista lo mismo que una disminución impositiva que no se había visto, hasta fechas recientes de la mano de Trump.

Reagan utilizó esta frase, que mirando detenidamente, se encargaba de resumir centenares de postulados teóricos sobre pensamientos liberales y capitalistas en los últimos tres siglos, mismos que pasaron por Adan Smith, Friedman y que hoy se representan con el magnate empresarial y presidente de la nación que se supone ser la número uno. Este postulado tiene como fin el de realizar una reducción de la intervención del Estado en la vida económica, cumpliendo así con el axioma laissez faire, laissez passer (dejar hacer, dejar pasar), para que así la popular “mano invisible” llevar a cabo su trabajo al interior de la economía.

¿A qué se debe este preámbulo? Pues bien, como la mayoría sabrá el cierre parcial del gobierno estadounidense ya se ha convertido en el más largo de la historia, pasando de más de 25 días. Lo que significa que los liberales tienen la posibilidad de probar que la economía puede funcionar de manera correcta sin la necesidad de que hay un gobierno que haga el papel de regular, fomentar o propiciar las condiciones necesarias para poder tener así un mercado tanto eficiente como equitativo. Este cierre (shutdown) que se vive ahora, no es ni el primero y lo más seguro es que no sea el último, pero ahora mismo ya es el más largo jamás visto en la historia de aquella nación, desde aquel que presidió el mandatario Gerald Ford creara su proyecto de financiación para el Departamento de Salud y Servicios Sociales, sin embargo las razones de Trump van por otro rumo, puesto que él ha solicitado cinco mil millones de dólares para financiar la construcción de un muro fronterizo entre México y los Estados Unidos.

Han sido alrededor de 800 mil empleados del gobierno que se han quedado sin percibir su pago (aunque 400 mil continúan realizando sus actividades pero sin recibir pago alguno), lo que tendrá como consecuencias el impago de alrededor de $438 millones mensuales en hipotecas y alquileres. Al mismo tiempo la FDA (la Administración de Alimentos y Medicamentos), que se dedica a inspeccionar los riesgos dentro de estos rubros, ha detenido la mayor parte de su trabajo pese a que en días recientes llamó a algunos inspectores de vuelta a las labores cruciales pero sin poderles pagar; aunque dentro de poco esta labor podría ser prescindible, ya que con el cierre del gobierno, ha dejado de fluir la ayuda necesaria para el campo, sumado a una guerra comercial que ha afectado a la mayoría de los agricultores estadounidenses. Que a su vez terminará afectando al Programa de Asistencia para Nutrición Suplementaria (SNAP) que se conoce también como “Food Stamps” que no cuenta con más financiación terminando el mes de febrero.

Este experimento libertario continuara quien sabe por cuánto tiempo, ya que Trump no parece ceder en cumplir con una de sus principales promesas de campaña, utilizando el presupuesto gubernamental. Pero con una cámara controlada por los demócratas, las negociaciones no cederán ya que esta representa una batalla entre ejecutivo y legislativo, que nadie quiere perder.