Estados Unidos resta importancia a nuevos aranceles sobre China

Los mercados asiáticos cerraron la jornada pasada de forma negativa, luego de la nueva amenaza arancelaria del Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, hacia China; el gigante asiático no guardo silencio y de inmediato instó al gobierno norteamericano a entrar en razón y es que a la presión a la que ha sido sometida Pekin ahora habría que agregarle esta tanda arancelaria que propone llegar al 25% sobre los bienes importados desde oriente y que alcanzan un valor en dólares de 200.000 millones de dólares.

Robert Lighthizer, el representante de Comercio fue quien afirmaría el día miércoles la orden dada por el presidente Trump, quien se encargó de pedir el incremento de la propuesta previa de gravámenes que ya era del 10% luego de que China se sigue negando a cumplir con lo que Washington exige y también por haber impuesto tarifas en represalia sobre bienes estadounidenses.

Geng Shuang El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, apuntó “Aconsejaríamos a Estados Unidos que corrija su actitud y no intente chantaje. No funcionará con China” y complementó “En segundo lugar, aconsejaríamos que entre en razón, y no deje que las emociones afecten ciegamente sus decisiones porque al final les acabará perjudicando a ellos mismos”.

Es verdad que el día jueves, los mercados chinos cayeron fuertemente no obstante en lo que va del 2018, el índice compuesto de Shangai ya acumula pérdidas por 16%, convirtiéndolo así en el segundo índice bursátil con el peor desempeño en el mundo, por su parte el yuan también se ha visto despreciado frente el dólar, con lo ha ampliado su depreciación a un 4,5% desde comienzos del 2018.

Washington y Pekín no han tenido conversaciones formales durante semanas, luego de que el presidente Trump, expresara sus demandas a favor de que China realizara cambios fundamentales en cuanto a sus políticas sobre protección de propiedad intelectual, transferencias de tecnología así como subvenciones para las industrias de alta tecnología. El portavoz Shuang, por su parte dijo que China se encuentra abierta y dispuesta a dialogar sobre la disputa comercial, pero para llevar acabo estos diálogos la relación tiene que basarse tanto en el respeto mutuo como en la igualdad. Para el funcionario “Las actuales amenazas unilaterales y la presión de Estados Unidos, solo serán contraproducentes”.

Mientras tanto, el secretario de Comercio norteamericano, Wilbur Ross, aseveró que de estos nuevos gravámenes que impondrían los Estados Unidos a China, a penas y sería la mitad de los bienes chinos que se adquieren por lo que el impacto económico sobre el país asiático a penas y sería perceptible, ”No es algo que vaya a ser cataclismo”, de acuerdo a lo que comentó en entrevista. De acuerdo a sus explicaciones, el 25% de aranceles con valor de $200,000 millones de dólares apenas representaría un monto de $50,000 millones al año, casi el equivalente al 1% de la economía china.