IBM presenta resultados, después del negocio de Red Hat

El camino por delante para IBM luce nada sencillo. Luego de ser testigos de una constante disminución de las ventas de la compañía, los inversores se encuentran a la espera de poder conocer algún indicio acerca de la reciente mega adquisición de Red Hat, una compañía que se encarga de suministrar software de código abierto a distinta compañías y la cual se espera que pronto comience a reportar beneficios y se convierta en un agente que sirva para reactivar el crecimiento.

IBM ha estado batallando durante años, para poder mantener su crecimiento esto a través de su tradicional fuerza proveniente de la venta de equipos así como de servicios informáticos. Pero en ese tiempo, compañías como Amazon y Google, se han puesto a la vanguardia para proporcionar nuevas formas de infraestructura de soporte para las grandes corporaciones, sin embargo el Gigante Azul, no ha podido hacerse con una base significativa de estos nuevos mercados, como en el caso de la inteligencia artificial así como la computación en la nube. Respecto al apartado de ventas, estas lograron subir en 2018 apenas un 1% y si bien, no es un gran porcentaje al menos lograron romper una racha de seis años de descensos. Respecto del trimestre que concluyó el 30 de junio, los analistas se encuentran bajo la expectativa de que la compañía anuncie una caída de más del 4% de las ventas hasta un total de 19.180 millones de dólares. Respecto del actual año fiscal, las predicciones auguran que los ingresos habrán llegado a disminuir hasta 77.800 millones de dólares (considerando esta cifra, como la más baja vista desde finales de 1990). Este gigante de la tecnología, sin duda dominó las primeras décadas de la informática con su ordenador central y tiempo después, presentando uno de los primeros dispositivos de almacenamiento de datos que podía extraerse: el disquete. Sus acciones llegaron a cerrar recientemente en 143,33 dólares (acumulando una subida de más del 25% este año), no obstante, en el último lustro han perdido cerca del 25% de su valor, mostrando una pésima actuación en el Nasdaq 100.

Red Hat: El punto de inflexión

El reciente repunte en sus acciones podría ser suficiente motivo de preocupación para los inversores, y es que en caso de seguir su curso, las acciones podrían terminar siendo activos de riesgo. En caso de ser una visión en el corto plazo, entonces hablamos de que entonces podrían tener razón, sin embargo para otros inversores la empresa ha tomado el camino para lograr su plan de respuesta a largo plazo. Ginni Rometty Director Ejecutivo de la compañía, baso el eje de la estrategia para la compañía, primero conteniendo la ralentización de las ventas a través de la captación en gran parte de las nuevas áreas de crecimiento de la economía digital. Si bien, este objetivo se mantenía como un “sueño lejano” al menos hasta el año pasado y es que con los esfuerzos llevados acabó por la compañía para crecer de manera orgánica no consiguieron producir resultados para satisfacer a los inversores.

No obstante, el futuro parece pintar mucho mejor. Con la adquisición de Red Het, por parte de IBM en una operación valuada en 34.000 millones de dólares, se vaticina un gran cambio y es que esta adquisición añadirá un negocio de software con un relativo alto margen a las ofertas de IBM, especialmente en lo que se refiere a una prestación de servicios híbridos de computación en la nube a clientes corporativos. Las estimaciones de los expertos, estiman que en un 85% de los casos, las empresas adoptaran un enfoque hibrido respecto de computación en la nube.