Japón y el dilema del efectivo

Japón está a tan sólo un año de albergar los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y la importancia de que cada vez esté más cerca la llegada de esta fecha, es que los eventos deportivos a nivel internacional, son un excelente escaparate para captar recursos por parte de la ciudad sede, ya que la derrama económica que dejan la enorme cantidad de turistas extranjeros que atienden estos eventos se vuelve muy importante. El Foro Económico Mundial, por ejemplo, maneja cifras en la que destaca los beneficios que pudo haber obtenido Rusia en el mundial pasado son cercanos a los 32 billones de dólares. La oportunidad al organizar dichos eventos, es muy grande ya que no sólo implica convertirse en el centro de atención a nivel mundial, ya que también se considera como un factor que puede impulsar a la economía y dejar beneficios a largo plazo, como dato adicional son los bares y restaurantes quienes concentran gran parte de los ingresos.

Dificultades para Japón

Es verdad que hablamos de cómo es que se benefician las sedes de estos eventos deportivos, sin embargo Japón presenta un problema importante: el porcentaje de la población que utiliza sólo dinero en efectivo es demasiado elevado. ¿Cuál es el problema ante esta situación? Pues bien, mientras que al interior de la nación la costumbre hace ver que esto no sería un problema, si existe uno con los turistas extranjeros que en su mayoría vienen de países en donde el uso de herramientas digitales para hacer transacciones ya es una situación común.

Por eso el gobierno japonés ha manifestado sus intenciones para hacer una reducción del uso de efectivo y para lograrlo se plantea poner en marcha iniciativas que incentiven a las empresas a adaptarse a nuevas formas digitales de inclusión financiera, para entonces disminuir la demanda de efectivo que a su vez bajaría la demanda (que hoy es muy alta) de cajeros automáticos, liberando gastos de mantenimiento de estos, mismos que se acercan a los 16,000 millones de euros. El blockchain entonces se convierte en una excelente opción para alcanzar este objetivo, utilizando la Tecnología Contable Distribuida se estaría llegando a una evolución de pagos muy importante, puesto que se vendría una transición del dinero en efectivo hacia el dinero digital, pero sin utilizar tarjetas bancarias (que serían la forma más común de hacer esta transición) esto sin dejar pasar que el blockchain optimizaría de manera sustancial los sistemas de pago.

Solución

Así, el pasado 16 de febrero, se dio la noticia de que cerca del 50% de los bancos regionales de Japón, estarían por presentar un nuevo sistema de pago sin efectivo, desarrollado por Mizuho Financial Group, el servicio de J-Coin será lanzado por Mizuho Bank el día 1 de marzo mientras que los demás bancos regionales, lo harían para el 25 de marzo, esto de acuerdo al medio The Japan Times, el cual también agrega que Mizuho tendría en la mira unirse a los principales proveedores de servicios de pago sin efectivo que hay en Asia, tales como Alipay en China. También está el caso de la compañía Mitsubishi UFJ Financial Group que junto a Akamai, buscan superar el volumen de 10 millones de transacciones por segundo (cifra que superaría a Visa y MasterCard). No se puede dejar pasar que en el país, el uso de criptoactivos no es nada nuevo y gracias a los inversionistas de esta nación, es que el bitcoin alcanzó ese sorprendente aumento en 2017.

El uso de criptoactivos, en Japón, puede ser la decisión más conveniente para que los beneficios económicos que dejan este tipo de eventos puedan ser aprovechados al máximo.