La OPEP ante la caída del petróleo

El próximo 6 de diciembre, se llevará a cabo en Viena, Austria, la reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), en donde el tema más apremiante que tendrán que tratar los ministros de petróleo de los miembros será la abrupta caída de los precios del petróleo que se ha vivido en los meses de octubre y noviembre. Cabe resaltar que tan sólo la semana pasada se pudo apreciar un descenso cercano al 8% y para lo que llevamos de esta semana, continuamos viendo como los precios del petróleo mantienen su tendencia a la baja.

Para el mediodía del día martes, el petróleo del West Texas Intermidiate (WTI) había perdido un 7% de su valor mientras que el petróleo del mar del norte (Brent) se había dejado cerca de un 8%. De esta manera los dos petróleos de referencia mundial habrían perdido casi de manera total los logros alcanzados durante el año. Por lo que es casi un hecho, que ningún sólo país miembro o no miembros de la OPEP estará decepcionado ante el descenso que se puede apreciar en los ingresos.

Miembros y no miembros

La repentina caída de los precios del petróleo, podría convertirse en una nueva ventaja para los líderes de la OPEP, los cuales se han encargado de expresar su deseo de ir reduciendo la producción en las últimas semanas.

En el caso de Arabia Saudita, esta caída de los precios puede convertirse en el argumento perfecto para utilizar, sobre por qué es necesario que otros países miembros de la OPEP deberían prestar atención y de esta manera generar acuerdos para así, frenar la producción de petróleo y entonces atenerse a las reducciones y es que los bruscos descensos vistos recientemente en el precio del oro negro, no provocan otra cosa sino más argumentos a favor de Arabia Saudita y de cómo es que las reducciones de producción son realmente necesarias, para de esta forma evitar que los precios continúen bajando aún más en el futuro próximo.

Claro que suena sencillo de decir, no obstante que en la práctica, convencer a Irak de llevar acabó esta reducción, será una tarea titánica, difícil de realizar. Otro país al que habría que convencer sería Rusia, el cual pese a no ser miembro oficial es uno de los involucrados directos de las decisiones de la OPEP, sin embargo en esta ocasión todo parece indicar que los rusos están en vías de aceptar esta propuesta, puesto que el ministro de energía ruso, Alexander Novak, ha comentado, junto a las empresas rusas, que se encuentran considerando el apoyar la reducción de la producción. Aunque para algunos la decisión vendría respaldada ya que por regla general, la producción rusa disminuye en los meses de invierno.

Arabia Saudita ya había anunciado acerca de una posible disminución, de la producción de la OPEP de 1 millón de barriles al día, mientras que el grupo de miembros y no miembros de la OPEP que podría contribuir con otra reducción de 400.00 barriles al día. Si hacemos cuentas, veremos que los números realmente no son muchos, sin embargo la ausencia de esos barriles en el mercado del petróleo no es realmente mucha pero el efecto podría terminar por desencadenar una subida en los precios del mercado, aunque si esta medida es anunciada demasiado pronto antes de que se realice la reunión del 6 de diciembre, podría llegar a no tener algún tipo de impacto.

Otra cuestión importante a considerar en esta reunión que está a punto de llevarse a cabo, es la intromisión del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, quien ha ido presionando al cártel para que este se encargue de aumentar la producción y así puedan descender los precios; lo cierto es que los precios han descendido y aún así, Trump se mantiene con el mismo discurso.