¿Los inversores dejaron de creer en el mercado?

El viernes de la semana que acaba de concluir mostro una vez más un descenso en las acciones de Estados Unidos pero al mismo tiempo el Dow, el S&P 500, el NASDAQ Composite así como el Russell 2000 (los principales índices) subieron en términos semanales, por segunda semana. Si revisamos los fundamentos, veremos que fueron las acciones de las tecnológicas las que se encargaron de lastrar los mercados el día viernes después de demostrar que los resultados no cumplieron con las expectativas. En otras palabras esta ha sido la segunda semana consecutiva en que los inversores han evitado comprometerse durante el fin de semana.

Para el viernes, el índice S&P 500 cayó en un 0,92% pero además han sido varios los sectores que se han situado en territorio negativo; siendo así que los productos de primera necesidad superaron expectativas (+0,58%), los servicios de comunicación (-2,05%) y las tecnologías (-1,73%) mientras que estos últimos no lograron cumplir con los pronósticos. En términos semanales, el índice subió en un 2,13%, con una subida del sector sanitario (+4,13%) que fue impulsado por la disminución por una disminución en las probabilidades de que los republicanos deroguen el plan de sanidad tras perder la Cámara frente a los demócratas a lo que se suma la aprobación de parte de algunos estados de las iniciativas electorales que buscan expandir el Medicaid al marco de la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible.

Por su parte, aunque el Dow Jones logró superar las expectativas, llegó a mostrar un retroceso intradía de tan sólo el 0,77%, aunque al final el índice de gran capitalización llegó a subir hasta un 2,84% en términos semanales. Mientras que el NASDAQ Composite tuvo una baja el día viernes de 1,65%, en términos semanales este logró subir un 0,68% en términos semanales. El Russell 2000, ha sido el único índice de Estados Unidos que se ha situado por debajo de la línea de tendencia alcista desde aquella corrección que sucedió a principios del 2016, al no cumplir con los pronósticos del día viernes y descender un 1,77%.

El rendimiento de los Bonos del Tesoro estadounidense han ido disminuyendo luego de que la Reserva Federal reiterara el jueves que continuará con su plan de seguir subiendo de forma gradual los tipos de interés. El dólar se encuentra a un cuarto de punto porcentual de lograr superar el pico del 31 de octubre, volviendo a alcanzar los máximos de mediados de 2017, al mismo tiempo la libra se debilitó ante la continua especulación en torno a un posible acuerdo que pudieran alcanzar la Unión Europea y el Reino Unido. Mientras las acciones y divisas de los mercados emergente han descendido. Por su parte el petróleo del West Texas Intermediate experimentó su 10ª caída consecutiva.

Ahora mismo los inversores se encuentran centrando su atención en cualquier pista que pueda indicarles que el ciclo económico está a punto de llegar a tocar techo. Si bien el precio del petróleo es un indicador a seguir, datos más preocupantes aparecen sobre China, en donde los datos de la segunda economía más grande del mundo se encargaron de indicar un descenso del IPP acompañado de una disminución en las ventas de automóviles así como la decepción de las previsiones de Ctrip.com International, lo que hace saltar las alarmas en torno al estado de la economía del gigante oriental.