Mastercard opción interesante de inversión

Un gran año, el que hasta ahora está teniendo Mastercard, con un acumulado de ganancias mayores al 55% en estos meses, además gracias a sus últimos resultados provocaron un impulso alcista. Es cierto que su desempeño hasta ahorita ha sido bueno y la buena valuación de los papeles es demandante, la única variable a tener en cuenta es el riesgo regulatorio.

Una buena racha.

Las tarjetas de crédito y débito son el ejemplo más fehaciente de cómo funciona una red de negocios, ya que el valor del servicio crece en proporción a la cantidad de usuarios. Lo que sucede entonces con Mastercard, es que los clientes compradores buscan tener las tarjetas que otorguen accesos a más empresas y comercios; estos a su vez deben aceptar tarjetas de la mayor cantidad de clientes que puedan acercarles. Esa atracción constante, este modelo de redes es de vital importancia para la compañía.

Una de las razones que hace de su negocio tan rentable, es que los costos operativos van destinados a la infraestructura tecnológica que se necesita para el proceso de pagos y ya que la compañía lleva realizadas las inversiones correspondientes, los costos entonces crecen a un ritmo más lento que las ventas, eso significa que la rentabilidad va creciendo con el avance del tiempo.

Los resultados del primer trimestre del 2018 reportaron ventas por 3,850 millones de dólares en el periodo, que sobrepaso por 330 millones las expectativas de los analistas. Su facturación interanual fue de 27% en moneda constante y 31% en dólares. Las ganancias por acción fueron de 1,5 dólares, que representa el aumento del 49% frente al 1,01 dólares en el mismo periodo pero del 2017.

Riesgos.

En el mercado de tarjetas de débito y crédito, tanto Mastercard como Visa, tienen una posición que podría considerarse la de un duopolio, por lo que los niveles de ganancias que generan son muy altos. Aunque esta situación es beneficiosa para ambas compañías existe una contraparte entre los organismos reguladores y las asociaciones de consumidores quienes suelen ser muy críticas sobre los beneficios y el desempeño que ellas consiguen. Por ejemplo, en el caso de que un organismo regulador se decidiera a limitar las comisiones que pueden cobrar, el impacto que recibirían sería negativo y afectaría directamente sobre el margen de rentabilidad de las compañías.

Otra situación que actualmente vive la compañía, es que el sector se encuentra evolucionando con la aparición de nuevas firmas tecnológicas que han empezado a ofrecer soluciones para llevar acabo pagos digitales. La aparición de criptomonedas así como la tecnología blockchain han venido a generar nuevas oportunidades para el sector, pero al mismo tiempo se vuelve una amenaza para estas compañías ya establecidas que si no llegan a tomar cartas en el asunto, podrían empezar a quedarse atrás en lo que se refiere a innovación.

Futuro.

Mastercard se ha dedicado en este tiempo a formar alianzas exitosas con estos nuevos participantes del mercado de pagos, como una forma de demostrar su capacidad de adaptación a un entorno cambiante que le garantice no quedarse fuera del juego y mantenga su posición como hasta el día de hoy, en el sector.